sábado, 6 de octubre de 2007

Más Tiempo

"En una tarde de sábado como hoy, hace varios años, me divertía jugando con mi hija bebé mientras las horas transcurrían veloces y densas. El tiempo no parecía existir ni me importaba tanto.Ahora lo mido más y me duele no alcanzar a hacer todas las cosas que me entusiasman: a) tomar fotos y luego organizarlas para poderlas compartir, b) sacar ratos para dibujar o pintar, c) encontrarme con mis amigos a departir, c) llamar a mi familia lejana y enterarme de sus cuitas y novedades, d) sentarme a escuchar un concierto completo sin atender a otra cosa que la música, e) Continuar la lectura y terminar la novela de Héctor Abad El olvido que seremos, f) escribir un artículo bien bueno y largo para ponerlo en esta bitácora, g) editar por fin las fotos que tomé en Hong Kong, h) arreglar mi apartamento al que no le dedico el tiempo que quisiera… y así podría continuar el abecedario completo con la lista de cosas que me esperan agazapadas y gozosas para brindarme ratos necesarios.
Me resigno a consignar estos anhelos aquí con la esperanza de que con sólo nombrarlos, me será más fácil hacerlos realidad tal vez cuando mis días tengan 35 horas y mis noches me sigan arropando del frío y la inclemencia de allá afuera."

No pude evitar copiar a Álvaro Ramírez, pocas veces encuentro palabras tan mías que no podría expresarlas mejor por más que lo intentase.

1 comentario:

Álvaro dijo...

Muchas gracias traductor. Me siento muy honrado con la cita. Y me emociona saber que compartes afanes semejantes y similares sentimientos.
Estas cosas son las que me animan a continuar con mi bitácora.